Albergue de Cabrera

Cabrera bien merece una visita prolongada. Además de las excursiones de un día que se realizan a la isla, existe la posibilidad de pernoctar en el albergue de Cabrera. Teniendo en cuenta las reducidas dimensiones de este isla y que nos encontramos en el interior de un Parque Nacional, tenemos que cumplir unas condiciones muy especiales.

El albergue cuenta con 12 habitaciones dobles con baño, situadas en el interior del puerto de Cabrera, a 15 minutos a pie del muelle de la isla. El albergue está abierto al público de abril a octubre. A continuación, te indicamos la normativa especial que debes conocer para alojarte en el albergue, y también te contaremos nuestra maravillosa experiencia en esta isla. Para abrir boca, en el siguiente vídeo puedes ver las instalaciones del albergue y las vistas que podrás disfrutar.

Normativa del albergue de Cabrera

A continuación, te desgranamos las condiciones, el funcionamiento, las normas generales y el acceso al albergue de la isla. Es muy importante conocer todas las características del albergue para alojarte aquí, por lo que envía esta página a todas las personas que se vayan a alojar contigo para que también sepan los que se van a encontrar.

Condiciones para reservar en el albergue de Cabrera

  • Puedes reservar poniéndote en contacto con el Centro de Visitantes de Cabrera en el teléfono 971656282 o en la dirección reservas@cvcabrera.es
  • Los billetes de barco no están incluidos en la reserva del albergue.
  • Es obligatorio presentar el DNI de cada uno de las personas alojadas en el albergue, o pasaporte en el caso de ciudadanos extranjeros.
  • En caso de no poder acceder a la isla por condiciones meteorológicas desfavorables el cliente tendrá la posibilidad de recibir el abono del 100% del importe pagado por la reserva.
  • Niños: existen cunas para bebés hasta 3 años.
  • Para niños mayores de 3 años, existe la posibilidad de una cama plegable, con un suplemento.

Funcionamiento del albergue y servicios

  • La reserva de las habitaciones permite el uso de las instalaciones desde las 14 horas del día de llegada hasta las 11 horas de la fecha de finalización de la reserva.
  • La entrega de llaves se realizará en la oficina del muelle, justo a la llegada al puerto de Cabrera. En ese lugar se pedirán los DNI y se realizará una breve charla de bienvenida informando de las condiciones del albergue.
  • En las habitaciones no hay sábanas, toallas ni jabones: los visitantes deben llevar su propia ropa de cama. Es posible alquilar las sábanas conforme a la tarifa vigente.
  • Junto al albergue se encuentra la sala común multiusos, que las personas que se alojan en el albergue puede utilizar como sala de reuniones y de comedor.
  • La sala multiusos cuenta con microondas y nevera. Sin embargo no hay cocina, mi vajilla, y utensilios de cocina que deberán ser transportados por los clientes si lo estiman necesario.
  • El horario de agua caliente es de 8 a 10 horas y de 19 a 21 horas. El agua de Cabrera es un bien escaso por lo que se solicita que se use de manera responsable.
  • El agua de la red no es potable. En la zona del puerto, existe una cantina donde se pueden comprar bocadillos y bebidas.

Normas generales del albergue

  • No se permite la presencia de animales de compañía
  • Está totalmente prohibido realizar fiestas, poner música o realizar cualquier actividad que pueda molestar al resto de personas alojadas en el albergue. El horario de silencio está fijado entre las 00:00 y las 07:00 horas.
  • No se permite encender fuegos ni en la sala multiusos, habitaciones ni en cualquier lugar del Parque Nacional.

Acceso al albergue

Deberemos caminar un tramo a pie para llegar a nuestra habitación:

  • El camino para acceder al albergue es un tramo de tierra irregular que se realiza aproxidamente en 15 minutos a pie.
  • Se recomienda llevar el equipaje justo un calzado apropiado.
  • Únicamente se puede utilizar un vehículo todoterreno para personas con problemas graves de movilidad

Limitaciones

Debido al reducido número de habitaciones, el albergue de Cabrera tiene una serie de restricciones para garantizar el uso de sus equipamientos al mayor número de personas posible:

  • Solo se permite alojarse en el albergue por un máximo de 2 noches consecutivas.
  • Únicamente es posible alojarse una vez al año en Cabrera.

Nuestra experiencia en el albergue de Cabrera

Para que puedas disfrutar de tu estancia en el parque Nacional de Cabrera y de su albergue, nos decidimos a contar nuestra experiencia. En nuestro caso, éramos un grupo formado por 8 amigos, cuatro parejas, acompañados por 3 bebés de poco más de un año. Decidimos visitar Cabrera a finales de agosto y pasar una noche en el albergue.

Llamamos por teléfono al Centro de Visitantes del Parque Nacional de Cabrera para realizar una reserva con varios meses de antelación, ya que en fin de semana es difícil encontrar habitaciones libres.

Partimos a las 12 de la mañana desde la Colònia de Sant Jordi y en poco más de una hora llegamos al puerto de Cabrera. La vuelta estaba programada para el día siguiente a las 17:00 horas.

Íbamos equipados con todo lo que creímos imprescindible para pasar un día completo en Cabrera: sombrillas, agua, pan y embutido para la cena, zumos y leche para el desayuno, nevera con hielos para mantener cervezas y refrescos en frío: ¡No nos iba a faltar de nada! También llevamos una sandía de 8 kilos y una botella de frígolas, un licor típico de Ibiza que nos encanta para tomar una copita después de las comidas.

El mayor problema fue llegar a Cabrera y trasladarnos hasta el albergue. La ruta es un camino de tierra irregular de unos 15 minutos, por lo que se recomienda que el calzado sea un zapato cerrado. El sol a mediodía en agosto es fuerte y no encontramos sombra por el camino. Además, el peso de toda la comida que llevábamos era considerable ya que, además, había que transportar a los bebés.

Por suerte, llegamos sin contratiempos. Lo primero que hicimos fue visitar el comedor-salón multiusos. Hay varias neveras (en cada nevera las baldas están numeradas para ocupar el espacio de la correspondiente habitación). También encontramos congeladores para poder guardar bebidas y demás.

Posteriormente, fuimos a la habitación para poner las sábanas que habíamos traído en las camas. Y rápidamente bajamos a la playa, toalla en mano, que se encuentra a apenas 50 metros del albergue: un lujo.

En Cabrera hay muchas cosas que hacer, aquí te proponemos nuestra selección.

La noche en Cabrera es agradable, no hay ningún ruido y si el cielo está despejado permite ver las estrellas. Las habitaciones no cuentan con aire acondicionado ni ventilador, por lo que toca abrir bien las ventanas. Nosotros tuvimos suerte y no tuvimos que lamentar picaduras de mosquitos, aunque llevábamos repelente de insectos por si acaso.

Al día siguiente, recogimos todas nuestras cosas y, aunque nuestro barco salía por la tarde y debíamos abandonar la habitación a las 11 horas, pudimos dejar nuestras mochilas en la sala multiusos sin ningún problema hasta la hora de nuestra partida. Disfrutamos mucho tanto de la isla como de los amigos y esperamos poder repetir en breve una estancia en Cabrera.

Con esta experiencia esperamos que tú también te animes y visites la isla mejor conservada del archipiélago de las Islas Baleares.