10 cosas que hacer en Cabrera

A pesar del pequeño tamaño de Cabrera, son muchas las actividades que se pueden realizar en esta isla. Antes de viajar a esta parque nacional, debes estar preparado para realizar este viaje. De hecho, necesitarás estar equipado con zapatillas deportivas, bañador, gafas de bucear y un buen equipo para realizar todos los planes que te proponemos.

Antes de comenzar a leer todas las cosas que puedes hacer en la isla, recuerda que estamos en un parque nacional. El respeto al medio ambiente es absolutamente fundamental. Toda la basura que generemos en el parque, nos la debemos traer de vuelta a Mallorca con nosotros, ya que en Cabrera no hay capacidad para gestionar los residuos de los visitantes.

Una travesía para disfrutar

Una de las mejores cosas de viajar a Cabrera es, precisamente, disfrutar del propio viaje. La navegación entre el puerto en Mallorca apenas dura una hora, pero da tiempo de disfrutar de estupendas vistas de los islotes que forman el archipiélago y asombrarse al entrar al puerto natural de Cabrera. Por cierto, muy atento durante la travesía: es frecuente ver delfines saltando a pocos metros del barco.

Un baño en la playa

No podía fallar en una lista de actividades en una playa. Cabrera tiene diversas playas a lo largo de su costa, aunque en nuestra visita únicamente tendremos libertad para bañarnos en las diferentes calas que encontramos en el puerto natural de la isla.

Los fondos marinos

Tumbarse en la arena y refrescarse gracias a un baño en el mar está muy bien, pero uno de los tesoros del parque nacional se encuentra debajo del agua. Trae gafas de bucear y tubo porque los fondos marinos de la isla tienen mucha vida. Las praderas de Posidonia Oceánica actúan como refugio para gran cantidad de peces ¿Aquello de allí es un pulpo?

Visita al Castillo

El castillo de Cabrera es uno de los lugares más llamativos desde nuestra llegada al parque. Esta fortificación se levantó para disuadir a los piratas berberiscos que atacaban las costas mallorquinas. Hoy en día es un reclamo turístico y el mejor lugar para tener unas excelente vistas de la isla. Se trata de una visita gratuita.

Alojarte en el albergue

Sí, existe un refugio en el Parque Nacional que permite que, cualquier persona que lo desee, pueda pasar una o dos noches en Cabrera (siempre con reserva previa). Se trata de una experiencia muy recomendable, ya que permite realizar todos las actividades aquí propuestas con mayor tranquilidad. El refugio se encuentra a apenas 40 metros de la playa, así que es facil madrugar y tener TODA la playa para ti. Aquí tienes más información sobre reservas en el albergue.

Ruta de Ses Figueres

Nada más llegar al muelle de la isla, podrás acceder a la oficina del parque nacional. Aquí te informarán de la normativa de la isla y de las actividades que se pueden realizar. Una de ellas, muy recomendable, es la Ruta de Ses Figueres, en la cual recorreremos buena parte de la isla subiendo por sus colinas. Es obligatorio llevar un calzado cerrado, te recomendamos unas zapatillas deportivas, ya que la ruta de una hora y media tiene una dificultad moderada. Se trata de una actividad gratuita.

Visitar el faro

Uno de los lugares más pintorescos de Cabrera es el faro de n’Ensiola. Se trata, además, del único faro balear con la torre pintada de rombos rojos, lo que le confiere un aspecto aún más original. La ruta para llegar hasta el se realiza a través de un pequeño camino que termina en un serpenteante camino para llegar hasta el faro. Antes de visitarlo, hay que hablar con el personal del parque para que nos confirmen si la visita se puede realizar sin guías.

Ruta en kayak

Otra de las actividades gratis que se ofrecen en el parque nacional es recorrer en kayak el puerto natural de Cabrera. Se trata de un plan perfecto que combina el deporte con la posibilidad de darse un baño en playas como s’Espalmador. La actividad se realiza por la tarde, pero es necesario reservar plaza a nuestra llegada a la isla.

Visita al Museo

Cabrera tiene una historia muy particular. Ha sido un refugio para piratas, un terreno de cultivo, lugar de prácticas militares y cárcel para miles de soldados franceses. En el museo de Cabrera, que antiguamente fue una bodega, puedes descubrir el pasado y entender el presente de la isla. Visita gratuita.

Visita a la Cueva azul

Antes de tu regreso a Mallorca, te recomendamos visitar la Cueva Azul. Se trata de una parada que realiza el barco, para la cual se cobra un pequeño suplemento, que bien merece la pena. El barco se introduce en una oscura grieta en la isla y toda la luz que ilumina a la embarcación procede de los rayos de sol que penetran en el mar.